2 noches, México y mi sentir.

 

(Noche de insomnio, enojo e impotencia. Lunes, 18 de septiembre. 11:15 pm)

DEP Mara Fernanda Castilla Miranda. ¡Ni una más!

México tu no eres libre. No lo fuiste este 16 de septiembre y nunca lo serás hasta que aprendas que lo más valioso que tienes es tu gente. No el petróleo en tu subsuelo, ni tus playas o tu tequila.

Querido México, la libertad es un privilegio. La independencia la ganaste de los españoles, pero la pierdes todos los días con tus prejuicios, corrupción y machismo. Con tu memoria de corto plazo y la impunidad que te corroe. La libertad de nuestro país no la ganamos hace 207 años solamente para celebrarla con mariachi y un grito, sino para gozarla y respetarla.

México tu no serás libre hasta que inviertas dinero y tiempo en educación como lo inviertes en tus campañas políticas.

Hasta que dejes atrás todo lo que te hace sentir chiquito y te creas que la unión hace la fuerza.

Hasta que priorices el cuidado del medio ambiente como priorizas el fútbol soccer.

Hasta que te caiga el veinte que oprimiendo y manteniendo la ignorancia de tu pueblo estas sometiéndolo a la falta total de progreso.

Serás libre el día en que tus noticias nos alegren y no nos indignen.

Hasta que dejes de dudar si un abuso sexual realmente se llevó a cabo porque sucedió a cierta hora o para colmo justificarlo por una vestimenta.

Tu libertad, esa que este mes tanto presumes, esta muy lejos de ser real; porque no te has dado cuenta de que las mujeres mexicanas son capaces de hacer lo mismo y más que los hombres. Y aún así sus ideas, su valía y lamentablemente sus vidas se anulan. Sin justicia.

Los mexicanos nos hemos acostumbrado a transformar el dolor en humor. Hoy quisiera transformar este odio en amor. Convertirlo en educación. En formación. En oportunidad y paz desde que mis paisanos nacen, incluso desde que son concebidos.

Hoy como mexicana no me siento libre de que juzguen a mis seres queridos por sus preferencias sexuales, no me siento segura de estar sola en la calle o de subirme a un medio de transporte de día o noche.

A mis 33 años, en el mes de la patria quisiera sentir más orgullo de ser mexicana, de tener hijos, esposo, hermanos y padres mexicanos. Lo que siento es que somos tan chingones que podemos dar más. Podemos exigir más. Incomodarnos más para activarnos más.

Hace unos días leí la frase: México is the shit….well, then I think we should actually give a shit.

 

(Noche de tristeza y esperanza. Jueves, 20 de septiembre. 9:30 pm)

Querido México. Que ilusa fui. Te lloraba queriendo sentirme más orgullosa de ti. Te pedía algo que tu no tienes que darme.

El orgullo te lo procuro yo. Como un hijo a un padre. El pueblo a su país. Somos tus habitantes los que te definimos todos los días. Los que te creamos. Somos nosotros los que te representamos y dignificamos ese orgullo mexicano.

Nosotros somos tú.

Tu cara es la del incansable rescatista, tu cooperación en el que prepara tortas y comida para los damnificados , tu esfuerzo en el que compra víveres de todo tipo, tu liderazgo en el que encabeza brigadas, tu sensibilidad en el lleva todos los días material curativo, tu compromiso en el personal de hospitales que doblan y triplican turnos. México, tu alma esta en la profunda tristeza de los que perdieron a sus familiares y en la empatía del desconocido que los abraza compartiendo su dolor.

Mi país no esta ahí en el nepotismo de algunos medios de comunicación, sino en aquellos que puntualmente llevan un pastel y piñata a un albergue para festejar el cumpleaños de un niño que se quedo sin casa.

México no esta en la corrupción de algunos políticos o en los sinvergüenzas que aprovechan el caos para robar, sino en la generosidad de todos los que están proveyendo a los damnificados aun sin ellos tener mucho.

México no esta en la injusticia de unos cuantos mafiosos sino en la grandeza inigualable de los que sí buscan justicia, sí les importa y seguirán gravitando hacia un bien común.

El orgullo de ser mexicana hoy y para siempre será indudable. Porque aún con el corazón apachurrado no nos dejamos vencer ni nos victimizamos. Simplemente actuamos. “Pa’atrás ni para agarrar vuelito”. Para adelante. Siempre.

Yo te represento México dentro y fuera de mi país. En momentos de crisis y en momentos de estabilidad. En momentos felices y en momentos de profunda pena.

Espero, querido México, que ante esta tragedia, hoy te hagamos sentir orgulloso y tengas confianza en que hemos reafirmado que nosotros, tu pueblo, tenemos el poder. Amigo mexicano, el poder no es del gobernante ni del violador, si no de ti y de mi.

Porque como mis hijos aprendieron de su abuela Lala, los buenos siempre seremos más. Y tengo la esperanza de que ahora sí, de una vez por todas, esa memoria de corto plazo desaparezca.

Castillo de Chapultepec. 20 de septiembre 2017. Crédito Fotografías: Pata Sánchez
Continue Reading