mom vs dad

Life is not fair
We do not have fishing trips twice a year
Or Sunday football games
Or get from work and have a veggie laying moment in the couch

Sometimes I get so jealous
I have not woken up past 6:30 am for more than 4 years ago.
I hate feeling this inequality sometimes
For us, work never ends
Sleep is not a commodity

It is true
Life is not fair
Men will never feel their child doing yoga inside of them, or kick boxing… it depends.
Men will never be able to create miracle fluids to feed them
And as lame and feminist as it sounds
Dads will never be moms.

As you may gather, I was a bit angry when I wrote this a couple of months ago. Maybe not really angry, but tired (“toddler mom tired” which I am sure many of you can relate). At the moment I was upset with my husband (he probably didn’t even know), I just vented about it and immediately felt better. I realized through the words I was writing how different mothers and fathers are and the way we are built up for parenting. It should never be a competition; it is teamwork what we should embrace and work on to raise kind, happy, strong and healthy children (emotionally and physically).

Continue Reading

mañana de rancho

En un árbol veo todo.
Veo presente, futuro y pasado.

Un árbol es fuerte.
Tiene la sabiduría de cambiar y crecer… de madurar.

Es humilde, pues cae; da sombra y hogar a quien en el confíe.
Da fruto alimentando a quien de el dependa.

El árbol es amigo, me dice como el tiempo pasa con tan solo mirarlo.

El árbol es experiencia y carácter. Olor y color.
No es perfecto, ni lo intenta, es único, porque sí.

Nadie como él tan coherente de alimentarse desde debajo de la tierra, tomar de ahí los nutrientes para ser grande.

Pocos como él, tan paciente para estar, para echar raíces en un solo lugar.
Tan honesto para no esconderse y envejecer con orgullo.
Un árbol es fiel tan solo por permanecer.
Hoy, para mi, este árbol es paz.

(Sierra Picachos 02/10)

Continue Reading

El amor que no es de San Valentín

¿Por qué trae esa barba Alejandro? Ya parece vikingo
Y ahora ¿por qué trae Pick Up?
¿Y para qué se quiere comprar una lancha?

Porque él quiere y nos dejamos ser.
Que tranquilidad estar en una relación, en una unión en la que respetamos nuestra esencia.

No, no me gustan las Pick Ups… Pero no la manejo yo.
La barba me da igual. Me gusta el cambio y eso es algo que me atrae de él. A veces se ve más viejo o homeless, y luego se ve dirty look o más limpio… No sé . El punto es que no le digo como tiene que estar o no estar. (Aunque él si me dice que no le gusta cuando me maquillo mucho para bodas o salidas de noche) Pues ni modo… nunca me va a decir que no lo haga…porque somos dos personas diferentes. Venimos de diferentes lugares y escogimos ir de la mano hacia un mismo lugar.

Lo amo. Y no se lo digo en el día de San Valentín. Se lo demuestro todos los días. Como la frase que nos gusta de una película: “I love you even when I hate you.”

Continue Reading

Reality Check

Esta semana tuve un reality check,
De esos que ayudan de vez en cuando… Que te recuerdan lo importante de la vida. Lo esencial. Por lo que estas aquí y para lo que estas aquí.
Me acuerdo hace algunos años cuando trabajaba en publicidad y creía que mi trabajo era mi vida, sin embargo cuando tenía un problema en mi vida personal… ( enojarme con el novio o una amiga…) mi trabajo pasaba a segundo plano
O cuando tenia discusiones largas con mi marido… De si ir a un viaje o no y de repente te dicen que tu mama tiene cáncer otra vez. Te pone todo en perspectiva.
Es como el yoga… Estar en el aquí y ahora.

Mi hijo estaba enfermo (un virus fuerte) y mi casa estaba sucia, mi ropa acumulada, el baño sucio y calzones sucios (potty training) y no me importaba… Todo podía esperar. Todo puede esperar.
Es mejor sentarte a tener una conversación o ver un programa con mi esposo que recoger toda la cocina…
Es mejor sentarte a jugar con tus hijos o sacarlos al parque que contestar 30 mensajes de whatsapp. Pueden esperar.
Es mejor hablar con tu mejor amiga por 15 minutos una vez a la semana que mandarse voice msgs durante 2 días….

Esta semana tuve un recordatorio de estar en lo esencial… Yo se que es difícil acordarnos todos los días de que hay muchas cosas insignificantes o intrascendentes en nuestra vida… Pero esta semana me ayudo… Voy a buscar la manera de acordarme todos los días.

Namaste.

Continue Reading

Así como Dios, Es cultural

Es cultural entender que debemos respetar los señalamientos de trafico en las avenidas. Que lo correcto es esperar y hacer las filas en la calle, en las tiendas, en los parques de diversiones. A los mexicanos no nos gusta hacer filas… creemos que no las merecemos… que “el que agandalla no batalla”.
Es cultural acostumbrar a nuestros hijos a cooperar en actividades y tareas dentro de la casa… no dejar que crean que les van a hacer todo desde que se levantan hasta que se duermen.
Es cultural no tirar basura en donde no se debe… ni que decir de reciclar.. (entender que sí hay materiales que tienen una segunda vida si la acomodamos en el contenedor apropiado). También claro, es cuestión de educación y convicción, pero me ha sorprendido comprobar que para algunas culturas nos cuesta más comprender que no debemos tomar nada que no sea nuestro; ya sea unos lentes o un termo olvidados en un lugar público donde parece que nadie los va a reclamar nunca.
Es cultural la creencia de que las cosas se hacen bien a la primera o no se hacen.
Hoy vivo en una cultura que respeta al peatón y se forma en las filas, incentiva a delegar tareas en casa, promueve y ejecuta el reciclaje, se esfuerza por hacer un trabajo bien hecho y en equipo… ¿por qué si vivo en un país así… todavía añoro algunos días la informalidad o el zafarme de una multa por mi “cara bonita”?

No lo se, creo que es parte de mi periodo de adaptación, de entender de una vez por todas que lo que hago (o dejo de hacer) desde mi hogar, con mis vecinos, en la calle, trabajo, colegio tiene un impacto importante y consecuencias tangibles en la sociedad; que no hay impunidad (a niveles descarados), que las reglas se respetan para tener una mejor comunidad. Al ser una cultura integrada por tantas ideologías y diversidad, la mejor manera de vivir tranquilos es respetando las costumbres ajenas con orden y tolerancia.

A pesar de ser tan mexicana como el chipotle y el tequila, estas costumbres sí quiero adoptar del país que hoy llamo casa.

Continue Reading

Valor agregado (Por aquello del #tbt)

Me he clavado en estos últimos días leyendo mis diarios de primaria y secundaria y las libretas en las que escribía en prepa y carrera. Me he reído tanto, se me ha enchinado la piel, he tenido muchos cuestionamientos (no me acordaba que había querido tanto a esta persona o por qué estaba tan confundida en esos meses) y aunque se que soy yo la que los escribió y míos los sentimientos que están ahí, al leerlos después de tantos años desconocí muchos de éstos.

Con el tiempo cambiamos tanto, mejor dicho, evolucionamos tanto, que fácilmente se nos olvida de dónde venimos, por qué somos así…disfruté recordar y como dicen que recordar es volver a vivir, acabo de regresar de un viaje no muy lejano pero sí lleno de anécdotas. Algunas que quisiera compartir.

Este escrito es de Septiembre 2003. El día que fui a ver un Homenaje a Gabriel García Márquez en el Tec de Monterrey. Nunca se me va a olvidar como nos dejo a todos en el Teatro Luis Elizondo. La audiencia estábamos con gran expectativa de la culminación del evento porque íbamos a escuchar unas palabras del autor que no solo era Nobel de Literatura pero que nos había regalado tantos paisajes internos al compartirnos fragmentos de su imaginación.

Cuando le pasan el micrófono el sencillamente dice: “Muchas Gracias. Yo por eso escribo, para no tener que hablar. Gracias.”

Boquiabiertos. Así quedamos muchos, sobre todo los que nos esforzamos para poder asistir a verlo, a honrarlo. No me esperaba para nada escuchar eso aunque hoy entiendo lo predecible que era. ¿Qué necesitábamos escuchar que no nos había dicho ya? ¿Qué valor le podíamos dar ese día a sus palabras si éstas ya se habían colado por nuestros ojos a nuestro corazón?

Esa noche escribí esto. (No le voy a cambiar muchas cosas que desesperadamente quisiera cambiar, pero quería compartirlo tal cual esta para que no perdiera su esencia.)

_

No creo que leer a García Márquez me haga más culta ni saberme de memoria 100 años de soledad me haga una persona más interesante.

Tal vez aprenderme un poema de Benedetti o una canción de Shakira signifique lo mismo para mi, tiene el mismo sentido en mi escaza riqueza intelectual.

Puede ser que Angeles Mastretta y sus Mujeres de Ojos Grandes me haya gustado más que El Alquimista de Paulo Coehllo.

Puede ser que viajar sea la respuesta.

Debe ser.

_

El año anterior, en Julio 2, 2002 escribí esto: (Generalmente escribía alguna breve descripción debajo de la fecha, pero en esta hoja no hay nada. Solo puedo apreciar, leyendo el otro texto que escogí para compartir hoy, que durante ese par de años tenía una obsesión con Benedetti)

_

Quiero huir con el aire
Volar alto como las águilas
Que me miren como las montañas
Ser tan fuerte como las raíces de un árbol

Quiero reír como una hiena
Llorar como un bebe
Nadar como sirena
Crecer como los girasoles
Escribir como Benedetti

Quiero ser predecible, algunas veces, como el cielo
Tan mujer como mi madre
Tan feliz como me haces
Tan independiente como el mar

Simplemente quiero ser.

_

En conclusión: quería ser muchas cosas…y viajar jaj. ¡Que poca! Any de 18 años no le parecería nada que me este riendo de sus escritos.

De hecho me recordó que me gusta viajar, y que sigo creyendo que es de las acciones que más me han enriquecido como ser humano. Y no lo digo por turistear, por caminar en lugares exóticos o ir de shopping. Nunca han sido los paisajes externos sino los internos los que me han dado lecciones de vida.

Continue Reading

Jeans.

Jeans.
Practical
Functional
Low rise
Low cut
Boot cut
Skinny
Baggie
Tight
Stained
Blue
Gray
White
Black
Purple
Old
New
Comfy
Handy
Short
Long
Ragged
Easy
Vintage
Love them.
Wanna be like jeans.

Continue Reading

Poca profundidad pero mucha sinceridad

Escribo desde que me acuerdo. Desde los 8 años tenía diarios abajo de mi almohada (donde creía, inocentemente, que nadie los podía leer). Todas las noches escribía de mi día… Lo que me gustaba, lo que no, que hacía, con quien… No detalles, pero si emociones; poca profundidad pero mucha sinceridad.
Después, con el tiempo, escribía durante el día, ideas de canciones (que después mi prima Daniela y yo cantábamos con todo y coreografía a mis papás y tíos), textos para compartir, frases para recordar o escritos para alguien especial. Lo empecé a hacer más recurrente mientras más cosas me pasaban, más vivía, más me enamoraba, de alguien o algo. Recuerdo escribir cuando conocí el dolor y aquellas palabras me ayudaban a enfrentarlo. Me salía de la regadera para escribir, con papel y lápiz como se hacía antes. Cuando me despertaba al baño en la noche plasmaba en una libreta un pensamiento vago que por la mañana se convertía en alguna carta a un ser querido, en un desahogo o confesión personal que tal vez ni yo conocía.

Los tiempos cambiaron y hoy escribo mis ideas mientras espero en los semáforos, en el gimnasio, en una tienda… gracias a mi celular, grandiosa nube que no dejará esos se pierdan tan fácil, porque así como llegan, las palabras se van.

No he sido escritora de closet pero por si acaso hoy más que nunca lo dejo de ser. Agradezco a mi mamá que me regalo mi primer diario (y varios libros) y a los que algunas vez me regalaron esa bonita libreta (de pájaros, flores, negra, elegante, con su propia pluma…) para alentarme a seguir contando eso que me pasa que muy probablemente a ti ya te pasó o te puede pasar. Gracias por ahorrarme tiempo y dinero en terapia o al menos de rebeldía innecesaria por no poder expresar mis sentimientos. Gracias a ustedes (saben quienes son) porque me hicieron saber con esas hojas en blanco que les interesó lo que dije alguna vez…espero que por medio de anabeat sigan siendo testigos de esta aventura pero sobre todo acompañándome en este viaje.

Cuando tenía 14 años

Continue Reading

Adiós 2016. Bienvenido 2017

Suertudo el tiempo que pasa arrastrando todo, simplemente dándole vuelta a la pagina de la vida, haciendo nuestra existencia más valiosa al saber que los años continuarán pasando, las estaciones seguirán cambiando y los únicos responsables de nuestro destino seguiremos siendo nosotros mismos.

Continue Reading

Me dueles 2017

Esto lo escribí el 1ero de enero a las 3 am tratando de conciliar el sueño. Celebré el año nuevo con mi esposo, mi hermano y mi cuñada (los niños dormidos). Hice todos los rituales de superstición que me han contado se debe de hacer en año nuevo: el dólar en el zapato, calzón rojo para dormir para atraer el amor, amarillo durante el día para atraer el dinero, dar una vuelta con una maleta afuera de tu casa para viajar durante el año, barrer afuera de tu casa para alejar la mala vibra… ¿qué mas? Ah, pedir deseos con las 12 uvas obviamente….estoy segura que hay muchos más, y ni siquiera estoy segura de que estos hayan estado bien hechos… entre tradiciones y conocimientos de mis papás abuelitas, amigas… hice una mezcolanza, me divertí, abrace y me abrazaron. Después de unos tequilas y unos juegos de cartas me disponía a dormir. Yo generalmente me duermo al poner mi cabeza en la almohada, (lo cual a mi esposo, Alejandro, le da mucha envidia). Minutos más tarde no podía relajarme. Así que como pasa muchas veces, una vez que escupo, o más bien escribo, en una hoja o en el celular algunas palabras, ya puedo descansar. Alejandro dice que esta muy dark, pero él, más que muchos, conoce este dolor.

Me dueles 2017
Me dueles y todavía no empiezas
Me duele pensar que inicia el primer año de mi vida sin mi mamá
Me duele pensar que no estará conmigo cuando…. todo… cuando todo.

Me duele pensar que al paso del tiempo ya no me duela tanto… siento como poco a poco va cicatrizando el sufrimiento y la tristeza de no poderla abrazar, de no poderla escuchar…

Sutilmente su mirada y la mía se hacen una. Se fusionan su voz y mi voz y en mi alma habita la suya.

No solo es el tiempo el que cura, es el viento que va secando mis lágrimas y la quietud de mi interior al respirar con profundidad.
Sanan las palabras que escribo y los recuerdos que han quedado herrados en mi memoria.

Ya me dueles 2017 y tan solo estas por comenzar.

Continue Reading