No tengo hijas

No tengo una hija, pero si tuviera…

Le enseñaría que es muy bueno liderar, pero primero hay que ser líderes de nuestra propia vida.

Que las lagrimas son muestra de sensibilidad y no debe confundirlas con debilidad.

Que reír no solo es terapéutico, también es ejercicio.

Empujaría su inteligencia al máximo, su potencial para imaginar y crear.

Le aclararía que a pesar de las diferencias entre hombres y mujeres, nuestros derechos siempre deben ser iguales.

Le recomendaría que de cada cosa que vea, escuche o lea, analice cómo se siente después, siempre reflexionando más allá de sus emociones. PENSANDO en qué le agradó o disgustó… qué hubiera hecho ella diferente. Ayudándole así a formar un criterio sólido y autentico.

Le enseñaría que no hay limites para soñar, ni etiquetas para juzgar.

Hablaría con ella, cuando sea oportuno, de sexualidad. Y a mi juicio no dudaría en expresarle que es posible que a las mujeres les guste las mujeres y a los hombres les guste los hombres.

Si tuviera una hija, le transmitiría mi experiencia: que las amistades no se miden por el número de chats que tienes o a cuántas fiestas te invitan, las verdaderas amistades se descubren en determinados momentos en la vida y estos no son momentos de gloria ni de gran celebración.

Predicaría, con el ejemplo, que el maquillaje es para realzar más que para ocultar, aplicando la conocida frase de nada con exceso todo con medida.

No limitaría (con excepciones) su manera de vestir. Aconsejaría con mesura sobre cómo expresarse de manera apropiada a través de su vestimenta. Claro que esto pasando la etapa de vestirse de princesa o super héroe hasta para ir al cine. Contra eso, nada.

Si tuviera una hija, no la alejaría del dolor, acompañándola en su sufrimiento, la prepararía para lidiar con el y eventualmente poder superarlo.

Le aseguraría que Dios existe, y que no solo esta fuera de ella, lo encuentra dentro de su corazón. Dios es fortaleza, armonía y amor infinito.

Le enseñaría a rezar, a dialogar con El todos los días. Pero sobre todo, a dar gracias. Ser agradecida por todo lo que tiene y pedir por los intereses propios y colectivos.

Si tuviera una hija asumiría la grandísima responsabilidad de educarla, recordando que educar a una mujer es educar a una familia entera y por ende a la comunidad.

Si tuviera una hija, le compartiría que entre las mayores satisfacciones de su vida siempre estarán ser ella misma, tener buenas amigas y dormir con la conciencia tranquila.

Feliz día de la mujer.

Continue Reading

El amor que no es de San Valentín

¿Por qué trae esa barba Alejandro? Ya parece vikingo
Y ahora ¿por qué trae Pick Up?
¿Y para qué se quiere comprar una lancha?

Porque él quiere y nos dejamos ser.
Que tranquilidad estar en una relación, en una unión en la que respetamos nuestra esencia.

No, no me gustan las Pick Ups… Pero no la manejo yo.
La barba me da igual. Me gusta el cambio y eso es algo que me atrae de él. A veces se ve más viejo o homeless, y luego se ve dirty look o más limpio… No sé . El punto es que no le digo como tiene que estar o no estar. (Aunque él si me dice que no le gusta cuando me maquillo mucho para bodas o salidas de noche) Pues ni modo… nunca me va a decir que no lo haga…porque somos dos personas diferentes. Venimos de diferentes lugares y escogimos ir de la mano hacia un mismo lugar.

Lo amo. Y no se lo digo en el día de San Valentín. Se lo demuestro todos los días. Como la frase que nos gusta de una película: “I love you even when I hate you.”

Continue Reading

Me coquetea el botox

Algunos días, al verme en el espejo me coquetea la idea de ponerme botox en la frente.
Se me hacen ya dos lineas, como bien dicen, de expresión; cada una a 2 cm. arriba de mis cejas.

Las noto yo, las nota la gente y y sin duda alguna, las capturan ya las cámaras y vídeos con la famosa alta definición que algunas actrices han de odiar.

Cuando me quiere llamar la atención el tema me tranquiliza pensar que mi profesión no depende de mi apariencia. No soy modelo ni actriz y no necesito aparentar tener menos edad para nada ni nadie.

Pero sobre todo, no necesito aparentar que la vida no me ha sorprendido tantas veces.

No quisiera olvidar que la expresión que tengo marcada a mis 32 años es puramente de alegrarme de ver a mis seres queridos llegar… De ver a mis hijos por primera vez caminar o decir mamá.

Quisiera saber de sobra que cada arruga, aunque estéticamente no deseada, está ahí porque he vivido. He sufrido y sánado. He ganado y he perdido. Me he desvelado y como me he divertido. 

No son arrugas de fruncir el ceño porque enojona no soy… Son arrugas de placer, porque conocí algo nuevo, probé algo diferente, y me gusto, desperté e inhale el olor a mar ( o de algun platillo con tocino preparado por mi esposo).

Mis hijos y sobrinos me van a ver arrugada algún día pero espero sepan que es por experiencia y que el “colmillo” adquirido con la edad no lo quita nada.

Claro que me pongo bloqueador y me unto cremas.. De las caras y baratas o aceites de almendra y coco.. (De hecho descubrí una receta de sábila y vitamina E que hago y me estoy poniendo en las noches) Me hidrato, hago ejercicio y pienso positivo pero las arrugas ahí están.

Por algo. Pienso yo.
Para algo. Creo yo.

No se, quizá algún día sucumba al botóx (en contra de toda la voluntad de mi marido).

Por ahora ya lo olvide. Es un tema que dejare descansar (en contra de todos los consejos de los expertos en prevenir las arrugas y el anti- aging).

Me seguiré sorprendiendo pues que poco divertido sería vivir si no.

Y de las patas de gallo ni hablamos… No pienso dejar de sonreír.

Continue Reading

Miel con limón

A mis 30 años quisiera seguir creyendo en Santa Claus
En qué ser artista es bien padre
Que todos los políticos son personas respetables y que los policías son la autoridad
Quisiera creer que las bf4e de primaria son para siempre de verdad (por fortuna algunas sí) y que la miel con limón cura casi todo.

A mis 33 años sigo creyendo lo que mis papas me enseñaron… Que el apostolado está a un lado de ti en la escuela, en tu vida diaria (gracias mamá) Y no solo en ir a botear un fin de semana… Que no debemos juzgar o etiquetar a nadie solo por apariencias y que todos podemos tener distintas maneras de pensar.

Creo hoy más que nunca que es más importante estar que predicar (gracias papá) y que la familia es primero… Aquellos unidos de sangre y los que les ha costado sangre mantener la amistad… Que el civismo es más que una clase de primaria ( gracias papá) y que la educación a tus hijos es la mejor herencia.
(Lo bueno es que la miel con limón todavía me hace sentir mejor…)

Continue Reading