La vibra no se va

Mi mamá era amor y el amor se quedo.

Mi mamá era pasión por enseñar y su enseñanzas están conmigo. Siempre.

Mi mamá eran palabras reconfortantes y hoy las repito en mi mente cuando las necesito, pues están grabadas en mi corazón.

Mi mamá era consejos…siempre oportunos, siempre profundos.

Mi mamá fue una de esas mujeres que ya no hay. Miraba hacia adentro, no para afuera. Le interesaba mejorar ella para mejorar su alrededor.

Hoy me recuerda la importancia de ser más que tener.

De estar y darnNOS mas que solo dar.

Estos 3 meses me reiteran de que la vibra que cada uno tenemos, no termina , no se va…por el contrario,  resuena desde la eternidad.

Pues mi mamá a pesar de su ausencia llena mi alma de energía y paz.

You may also like